Salvar en la medida de lo posible todos los obstáculos que encuentra una persona sorda en su comunicación diaria es una prioridad para todas las familias que tienen algún miembro con una pérdida auditiva. Su integración es importante, hacerle la vida más fácil y que no se sienta aislado pasa a ser nuestra prioridad número uno. Y afortunadamente las nuevas tecnologías están hoy en día de nuestra parte para conseguir nuestro objetivo. Gracias a los audífonos y todos los accesorios que les rodean las personas con esta discapacidad siguen manteniendo una relación fluida con su entorno: con sus familiares, amigos, en el trabajo o en las administraciones. Algo que no sólo afecta al cara a cara, sino que tiene uno de sus máximos exponentes en las conversaciones telefónicas.

Por teléfono no se pueden leer los labios

Una de las cosas más habituales es que una persona con pérdida auditiva comience a leer los labios para paliar las deficiencias de la comunicación que le provoque su disfunción. Es un recurso que siguen usando muchas veces a pesar de llevar audífonos, ya sea por costumbre o porque se trata de una pérdida muy severa. Sin embargo, la posibilidad de contar con este apoyo desaparece durante una conversación telefónica al no estar en presencia de la otra persona que habla.

Se trata de una situación que no sólo afecta dentro del entorno doméstico y familiar, sino que puede ser un problema también en el lugar de trabajo. Tanto si entre las funciones del puesto que se desempeña hay muchas llamadas telefónicas como si no, lo más habitual es que sea necesaria la comunicación mediante esta vía para hablar con otros departamentos dentro de la misma empresa, proveedores o instituciones.

Un teléfono inalámbrico especial

Es aquí donde las nuevas tecnologías pueden dar una solución sencilla a todas las personas que usan este tipo de prótesis auditivas: un teléfono inalámbrico que se conecta directamente a los audífonos Phonak y que transmite la voz de la persona con la que se está hablando. De esta manera, se percibirá de una forma mucho más clara, hasta un 40% más que en un dispositivo tradicional; y también se reducirá el ruido que dificulta la comprensión de las palabras. El aparato, que visualmente no se distingue en absolutamente nada de un teléfono normal, transmite por igual a ambos oídos. Además, puede usarse también por parte de personas sin problemas auditivos.

El funcionamiento de este dispositivo es muy sencillo. No es necesario realizar ningún tipo de configuración inicial. Lo único que hay que hacer una vez desempaquetado el teléfono es conectarlo a la corriente y estará listo para funcionar. Una forma sencilla de solucionar los problemas que pueda ocasionar una pérdida auditiva cuando hablamos por teléfono.

Su uso está indicado tanto para el entorno doméstico como para pequeñas oficinas. Además, dispone de todas las ventajas de un teléfono inalámbrico: un radio de acción de hasta 300 metros, posibilidad de guardar contactos en la agenda telefónica, subir el volumen con un solo clic, manos libres y rellamada, entre otras funciones.

Una vida más cómoda para las personas sordas

A pesar de que tener un problema auditivo pueda descorazonar a quienes lo padecen, son muchas las soluciones que se han desarrollado dentro del campo de la innovación tecnológica para hacer la vida más cómoda a las personas sordas. Unos avances muy significativos que cada año siguen puliendo sus dispositivos, desarrollando nuevos estudios y centrando sus esfuerzos en conseguir el objetivo. Todo esto contribuye enormemente a la integración de las personas con sordera, evitando su aislamiento. Algo en lo que laboratorios, instituciones, familias y asociaciones seguiremos trabajando.