Los drenajes timpánicos son unos pequeños tubitos cuya principal misión es drenar el moco o pus y permitir la ventilación del oído medio. De este modo permitimos que entre aire en el oído medio y el moco pueda salir.
El tubito es expulsado de forma natural en la mayoría de casos en unos meses.

Las causas más frecuente para que tengamos que recurrir a esta operación son:
-Otitis serosas:
Después de la infección , el oído queda lleno de moco y si después del tratamiento , la situación no se resuelve en unas semanas o un par de meses, ( notaremos pérdida de sensación auditiva , como efecto taponamiento), existe la posibilidad de realizar esta sencilla intervención en la que se introducen los drenajes timpánicos.

Ante una otitis de este tipo hemos de acudir al especialista, ya que como no manifiesta con dolor ni fiebre , es difícil en un niño de 0 a 5 años detectar que no oyen bien.Si este moco no se elimina puede causar lesiones en el oído medio.

Una vez puestos los drenajes se puede hacer vida completamente normal con la única excepción de cuidar que no entre agua en el conducto, puesto que si así ocurriese tendríamos riesgo de provocar una infección.
Para evitarlo , existen moldes de baño a medida , así como bandas de neopreno.drenajes