¿Qué es la audiometría?

Una audiometría es un examen que evalúa la función auditiva en términos de tono, equilibrio e intensidad del sonido. Se centra en el funcionamiento del oído interno. El oído humano es capaz de percibir sonidos que oscilan entre los 20 y los 20.000 hercios (Hertz, Hz). Además, puede escuchar sonidos con una intensidad que varía desde los 20 decibelios hacia arriba.

 

¿En qué consiste?

La audiometría implica diversas pruebas. La audiometría de tono, del habla, tonal y verbal.

  • De tono mide los sonidos más suaves y silenciosos que puede la persona escuchar en diferentes tonos.
  • Del habla evalúa qué tan bien puede el paciente escuchar el habla a diferentes tonos.
  • Tonal se evalúa la vía aérea y la ruta ósea que, en ambos casos, implica la exploración de los oídos por separado, con el paciente ubicado dentro de la cabina insonorizada y cerrada herméticamente.
  • Verbal también se lleva a cabo con el paciente en una cabina y auriculares pero, en lugar de sonido, las palabras se emiten en distintos volúmenes, que deben repetirse de manera exacta.

 

¿Por qué se realiza?

La audiometría permite detectar la pérdida de audición y se realiza cuando un paciente tiene problemas auditivos o como parte de un examen rutinario. Una audiometría suele determinar si la persona sufre pérdida auditiva neurosensorial (cuando hay daño en los nervios o en la cóclea) o pérdida auditiva conductiva (cuando el daño está en el tímpano o en los huesecillos). La pérdida de audición normalmente es resultado de:

  • Defectos de nacimiento
  • Infecciones crónicas de oído
  • Exposición a ruidos fuertes de manera regular
  • Daño en el tímpano o en el oído interno
  • Enfermedades del oído interno
  • Enfermedades genéticas

 

Por eso en Audipedia te aconsejamos que si tienes algún indicio de pérdida auditiva o dolor en el oído, te acerques a realizarte una revisión auditiva y así conocer cualquier problema que puedas tener en el oído.